18 errores por los que tu bizcocho no sube

bizcocho esponjoso

¿ POR QUÉ MI BIZCOCHO NO SUBE?

A todos no ha paso esta situación, en donde nos enfocamos en realizar un delicioso bizcocho para un gran pastel. ¿Pero que pasa? Al momento de sacarlo del horno vemos que nuestro bizcocho se hunde por el medio o tal vez vemos grietas grandes en el. Aprende cuáles son los errores por los que tu bizcocho no sube y como conseguir un bizcocho esponjoso, ya no sientas rabia por haber desperdiciado tu tiempo al prepararlo, lee este articulo y descubre la razones más importantes por las cual tu bizcocho no crece.




bizcocho esponjoso y perfecto


Tal vez pienses y te dices a ti mismo “no hay problema, lo puedo solucionar” “solo corto un poco lo quemado” o “con crema pego los pedazos” pero en ocasiones simplemente es mejor aceptar el error y realizar un nuevo bizcocho, ya que no siempre tiene solución y es mejor realizar cosas de calidad.
Recuerda que este bizcocho será la base de tu pastel, y este tendrá que soportar todo el peso, o resistir mucho movimiento en el auto, así que no te arriesgues ya que podrás quedar mal en una fiesta o con un amigo, y en el peor de los casos, quedar mal con un cliente, y que ya no te recomiende.
Pero no hay problema, nosotros estamos aquí para ayudarte y solucionar estos errores por las que tu bizcocho no sube y no es perfecto. Aprende a identificarlos y actuar rápidamente cuando te ocurra uno de estos casos.

Los errores más comunes que hacen que tu bizcocho no sea perfecto, suelen ocurrir cuando uno esta empezando en la repostería, pero no te preocupes TODOS hemos pasado por esta situación y si alguien te dice lo contrario, es una completa mentira, ya que para ser un experto siempre hay que cometer errores y seguir trabajando día a día para tener los resultados deseados.

un bizcocho perfecto


18 RAZONES POR LOS QUE TU BIZCOCHO NO CRECE


1. LEVADURA QUÍMICA (POLVO PARA HORNEAR)

Para este caso se puede llegar a los dos extremos, recuerda que el polvo para hornear tiene su proceso químico para actuar, y si te excedes o te falta, no dará el resultado indicado para conseguir un buen bizcocho.

Poco: Es un bizcocho que requiere polvo para hornear para subir, y si te faltó, no subirá adecuadamente.
Mucho: Si agregas mucho pensando en que tendrá mejor altura, estas equivocado, ya que llega a crecer tanto que no lo soporta la miga y se va para abajo.

2. TEMPERATURA EN EL HORNO

Aunque tengas la mejor receta del mundo y la hayas hecho al pie de la letra, todo se puede venir abajo por una mala temperatura dentro del horno.Si te haz preguntado ¿Por qué se baja el bizcocho cuando lo saco del horno? Probablemente ocurre porque lo tenias muy caliente, y solo se seco la superficie, así que no se terminó de cocer por el centro del bizcocho. Comprobarás durante todo este artículo que la temperatura es esencial, así que si no la puedes calcular con exactitud, te aconsejo conseguirte un termómetro, ya sea digital o análogo, este te resolverá la vida. 


3. BIZCOCHO CON GRIETAS EN LA SUPERFICIE

Tal vez te haya pasado que al sacar tu bizcocho del horno este tenga una grietas en el, y al final puede terminar rompiéndose en pedazos. Esta son las posibles razones por qué se abre el bizcocho.

Mucho tiempo de horneado: Por algunas razón dejaste mas tiempo de lo debido el pan en el horno y se fue resecando, llegando a un grado en el que se partió. Tal y como se ve la tierra seca en un río.
Horno muy caliente: En este caso el bizcocho sube muy rápido a la vez que se esta secando, porque tu horno estaba demasiado caliente, y fue generando así grietas en la superficie. Así puedes resolver por qué se abre el bizcocho en el horno.
Exceso de batido: Como sabrás la harina tiene una proteína llamada gluten, esta dará la estructura para atrapar los gases en el horneado y formará la miga, pero cuando estas preparando tu mezcla y bates y bates después de incorporar la harina, el gluten se desarrollará en exceso, provocando un pan pesado y apelmazado, esto provocara que también se rompa en la superficie. Así que cuando integres la harina te recomiendo que lo hagas con una miserable hasta desaparecer grumos.

bizcocho se agrieta
Créditos de la foto: El pastelero de sevilla

4. ABRIR EL HORNO ANTES DE TIEMPO

Este suele ser un error común, con las prisas uno suele abrir el horno para ver que tiempo le falta en estar, pero por lo contrario termina siendo un gran error.

No lo habrás antes de tiempo: Porque los primeros 20 minutos dentro del horno serán cruciales para un bizcocho perfecto. Si lo abres dejas escapar todo el calor y no saldrá perfecto.
se hunde el bizcocho


5. BIZCOCHO CRECIÓ DE FORMA IRREGULAR

Cuando un bizcocho va creciendo agarrando una forma algo extraña, esta pasando algo malo.

Exceso de harina: La cantidad de harina que tiene la mezcla es excesiva, por eso crece de esta manera rompiéndose en la superficie. Pero si estas usando la cantidad exacta que indica la receta, debes cambiarla, ya que no todas las recetas funcionan igual en todos lados, porque varían dependiendo de factores como la altura de la ciudad en donde se creó.
Temperatura variantes: Suele pasar por un aumento de temperatura al principio del horneado, tal vez se te olvido precalentar el horno o tenias una temperatura errónea por accidente, y luego la bajas, pero tu bizcocho empieza a cocinarse por encima sin poder crecer, entonces al bajar la temperatura crecerá lentamente rompiendo la superficie.

se agrieta el bizcocho
Créditos de la foto: Mundorecetas

6. BIZCOCHO DURO Y CON CORTEZA

Suele pasar que terminemos de hornear y pasamos a desmoldar nuestro bizcocho, y sorpresa, tiene una corteza durísima.

Horno muy caliente: Si el horno se encuentra muy caliente puede empezar a resecar los lados y comenzará a engrosar esta capa, en vez de recibir una cocción adecuada. Si no sabes la temperatura exacta de tu horno puedes conseguirte un termómetro.
Mucho tiempo de horneado: Vuelve a suceder, porque si dejas más tiempo de lo que requiere tu bizcocho, este empezará a secarse poco a poco, generando una corteza muy dura.
Masa seca: Cuando nuestra mezcla tiene poca grasa o mucha harina, suele secarse en el horno, y terminamos con un bizcocho seco que empieza a engrosar costados.

7. GOLPES FUERTES A TU MEZCLA

Un bizcocho es algo delicado, así que trataremos de manejarlo con cuidado.

Golpes fuertes a masas delicadas: Nuestro bizcocho es más sensible a los golpes mientras más huevos montados tiene. Recuerda que el aire que se atrapó mediante el batido de huevo, porque es muy fácil que se escape por los golpes que demos a nuestro molde antes del horneado, así que trata de manipular con más cuidado tu masa, para evitar que pierda el aire.

8. MASA MUY LÍQUIDA

Ten en cuenta que cualquier preparación es la suma de todos los ingredientes, por lo tanto no te excedas con ellos. Y aunque existan recetas muy líquidas, estas tienen un balance correcto que lo harán un bizcocho perfecto.

se desmiga el bizcocho
Créditos de la foto1: IC CAKES



9. BIZCOCHO QUEMADO POR ZONAS

Así es, si al revisar tu pan ves pequeñas zonas quemadas se debe a unos pequeños detalles.

Quemado arriba o abajo: En este caso es muy fácil resolverlo, procuremos colocar nuestro molde en el medio del horno, esto para que no esté ni tan arriba que se queme en la superficie ni tan abajo que al desmoldar veamos una base negra.
Quemado a los lados: Aquí suele ser que lo tengas pegado a las orillas del horno, provocando un sobrecalentamiento y se queme.

bizcocho se quema
 Créditos de la foto: Paper blog

10. TARDÓ MUCHO ANTES DE HORNEARSE

Aunque no lo creas, este es un gran factor para tomar en cuenta.

Levadura química: Como su nombre lo dice, este es un químico que al contacto con los ingredientes se activa su función, y esta tiene un tiempo de expiración, así que si la dejas reposar por mas tiempo antes de hornear no servirá igual.
Huevos montados: Ahora si hacemos una bizcocho con huevos montados y lo descuidamos, estas pequeñas burbujas que se generaron se irán rompiendo provocando una masa líquida.

11. BIZCOCHO HUNDIDO POR EL CENTRO

Sin duda cuando se hunde o se baja es lo más común que llega a pasar cuando estar horneando un bizcocho, lee estos errores y descubre por qué se desinfla el bizcocho.

Mucha levadura química: Tal vez fue un accidente o agregaste de más para que creciera más, esto termina siendo contradictorio, la masa crecerá tan rápido y no llegará a cocinarse, simplemente se desploma y se hunde por el medio.
Horno abierto: Nuevamente te recomendamos que no abras el horno en los primeros 20 minutos, porque nuestra levadura reacciona tanto como a los ingredientes, como al calor, y si abres la puerta del horno, todo este calor que se ha guardado se escapará.
Temperatura muy baja: Como verás la temperatura en el horno es muy importante, y si esta es menor al requerido, nuestra masa no llega a subir adecuadamente, llegando a cocerse sin alcanzar a subir, hasta es posible que termine crudo de esta parte.

se hunde el bizcocho
Créditos de la foto: Las delicias para tu hogar

12. ERES IMPACIENTE

Así es, ser impaciente es una gran debilidad al momento de hornear nuestro bizcocho. Esta es la situación, ves tu masa a través del vidrio del horno y todo parece perfecto, un buen color y excelente textura, así que lo sacas y decides pincharlo para comprobar que ya esta cocido, y ups! Aún le faltaba un poco más y el centro se hunde. De esta manera tan simple puedes arruinar un bizcocho perfecto. Si estas en duda, te recomiendo sacarlo y con las yemas de los dedos presionaras suavemente la superficie, si regresa como una esponja estará cocido y si se hunde, aún le falta.

13. BIZCOCHO SECO Y SE DESMORONA

¿Por qué se desmiga el bizcocho? Si tu bizcocho esta muy seco y se desmorona al tocarlo, estos pueden ser los motivos.

Exceso de batido: Nuevamente si te excedes con el tiempo de batido, nos dará una masa muy pesada, porque estas trabajando de más la mezcla.
Mucha harina: De igual manera si te excedes con los secos, tendrás poco humedad en la mezcla, provocando un bizcocho pesado.
Baja temperatura: Si la temperatura de tu horno es mas baja que lo recomendado, este requerirá más tiempo para cocer tu mezcla, por lo tanto se irá resecando, y como conclusión, un pan poroso que se desmorona.

bizcocho no sube
Créditos de la foto: Vorwerk

14. MASA MUY PESADA

Ya vimos anteriormente que el exceso de harina puede provocar un bizcocho pesado, pero hay más factores que hagan que tu masa no sea optima.

Exceso de grasa: Al tener mas grasa, tu masa no subirá igual, ya que le costará más subir por el peso extra, reduce o sustituye por otra más ligera.
Muchos ingredientes pesados: Tal vez has agregado mas frutos secos de los que indica la receta, o trozos de fruta, todo esto hace una masa mas espesa y le costara subir al momento de hornearse.

15. EL BIZCOCHO SE DESBORDÓ

Aquí pasa todo lo contrario, ha subido tanto que empieza a desbordarse por los lados y termina escurriendo por todo el horno.

Molde pequeño: Pensamos y decimos “a ojo de buen cubero” y agarramos un molde que creemos que nos servirá, y al momento de hornearlo ¡sorpresa! Ha crecido tanto que se desbordo.
Exceso de levadura: Regresamos a los problemas del exceso de levadura química, esta llega a subir demasiado y si lo sumamos a un molde que no es el adecuado, nos da como resultado un desastre total.
Horno muy caliente: Cuando un horno esta muy caliente, los procesos de fermentación se arrebatan, generando un aumento alocado en nuestra masa que sube y sube.

* Te recomendamos que a tu molde en vez de enharinarlo lo cubras con papel encerado, así podrás dejar que sobresalga unos centímetros y nos dará un margen para errores.

bizcocho se desmiga

* Aquí te dejamos un vídeo cubriendo un molde con papel encerado.




16. BIZCOCHO APELMAZADO

Un bizcocho apelmazado es algo que no a todos les gusta ver.

Mal enfriamiento: Esto pasa cuando sacamos el molde del horno y así lo dejamos, la humedad dentro del molde va mojando el pan y se apelmaza.
Por eso recuerda esperar 15 minutos y luego lo desmoldas en una rejilla.
Baja temperatura en el horno: Si nuestro bizcocho no sube por la falta de calor en el horno, terminará como un budín, todo apelmazado y aplastado.

se apelmaza bizcocho
Créditos de la foto: Bocatus

17. NO SE PRECALENTÓ EL HORNO

Aunque ya hablamos de esto anteriormente, teníamos que volver a mencionarlo, ya que es de suma importancia este punto. Porque precalentar el horno es crucial hagas lo que hagas, haciendo esto le das la pauta para una buena cocción, de lo contrario si quieres hornear y en el momento prendes el horno, los próximos 15 minutos que tarde en alcanzar la temperatura, el pastel ya empezó a hornearse. Por eso la importancia de siempre precalentarlo al menos 10 minutos antes.

18. SE PEGÓ EL BIZCOCHO AL MOLDE

Que triste final, nuestro bizcocho es el mejor que hayamos visto, quedó suave y dorado, pero, cuando intentas darle la vuelta para desmoldarlo, vemos que cae nuestro pan sin un gran pedazo, y este pedazo se quedó pegado al molde porque no lo engrasamos bien.
Molde maltratado: Hay moldes que tienen una cubierta antiadherente, que ayuda que se despeguen mejor las cosas, pero si esta cubierta se daña, su efectividad baja, y se pegarán nuestras preparaciones.
Mal engrasado: Si no lo cubrimos bien, nuestra mezcla quedará en contacto directo con el molde y no podremos desmoldarlo bien, provocando que se rompa.
Te recomendamos cubrirlo con mantequilla y harina (para los moldes con dibujos) y con papel encerado para los convencionales.

se pega el bizcocho
Créditos de la foto:  diorizella



Como te habrás dado cuenta son muchos los errores que uno puede cometer para que tu bizcocho no crezca y sea perfecto, sin embargo notarás que hay algunos puntos básicos en todos ellos que te ayudarán:

Cuida tu horno: En la mayoría de los casos existe el factor del horno, ya sea por malas temperaturas o excedido el tiempo, recuerda que cada horno funciona diferente, conoce el tuyo y lo harás bien.

Cuida tus ingredientes: Otro factor importante son las cantidades de ingredientes, ya sea que te pasaste con uno, o te faltó, atento a las cantidades y no tendrás problemas.

Cuida tu bizcocho: Ya sea en el proceso o en el horneado, dale su tiempo, no te desesperes y verás que tendrás un bizcocho bien esponjado.

Cuida el enfriamiento: No lo dejes enfriar dentro del horno, procura darle uno 15 minutos y después pasas a desmoldar, ahora lo pones en una rejilla y así se enfriará paulatinamente.

Sigue todos estos consejos, practica y practica, recuerda detectar los errores y aprende de ellos, sólo así podrás superarlos y lograr hacer un bizcocho perfecto, no te vuelvas a arriesgar y buena suerte.


Curso online decoración de pasteles


Que tengas un excelente día y coméntanos que otras recetas te gustaría aprender.
¡Síguenos en nuestra redes sociales!

  

Comentarios